X
Logo Minería
login

Inicie sesión aquí

LOS FUNDAMENTOS DE LA CREACIÓN DE VALOR SOCIAL Y RESILIENCIA AMBIENTAL QUE APOYEN LA PROSPERIDAD COMPARTIDA

Por: Rohitesh Dhawan, presidente y director ejecutivo de ICMM[*].


Creo que este título un tanto prolijo es, de hecho, muy digno, y felicitaciones al equipo de IMARC por prepararlo. Llega al corazón de una cuestión sencilla pero profunda que la sociedad plantea a todas las empresas. Cuando el mundo está literalmente en llamas y miles de millones de personas viven al borde de la supervivencia, ¿podemos confiar en usted para mejorarlo o, al menos, no empeorarlo?

Esa es una pregunta relevante para todos los sectores, pero para la minería es existencial por lo que está por venir. Hasta ahora, reuniones como esta han dicho y escuchado de mil maneras diferentes que la minería tiene que crecer exponencialmente para satisfacer la demanda mundial de minerales críticos, así que no repetiré esas cifras.

Incluso fuera de estas salas, el público en general comprende cada vez más este hecho. Por eso, estamos llamados a demostrar que la sociedad prosperará gracias a la minería, no a pesar de ella. Que el mundo natural y los derechos y aspiraciones de las personas no serán daños colaterales en el crecimiento de la minería para satisfacer esta demanda. Y que cuando se trata de minerales críticos, los fines, por importantes que sean, no justifican todos los medios.

Confío en que esto es posible y quiero compartir con ustedes algunos ejemplos de la vida real que genera prosperidad compartida, y las lecciones que estos contienen para el futuro de la minería. Pero antes de hacer eso, necesito ser sincero, y colectivamente debemos ser sinceros con la sociedad. La verdad es que como industria, colectivamente, no siempre hemos actuado de manera que genere prosperidad compartida.

₋ Abandonamos cientos de miles de minas cuando deberíamos haberlas cerrado y rehabilitado responsablemente.

₋ Hemos esperado demasiado ante desastres como las fallas de presas de relaves para crear mejores estándares que impidan que vuelvan a ocurrir.

₋ Durante demasiado tiempo hemos tolerado la discriminación, el acoso y las agresiones contra las mujeres y los grupos subrepresentados en nuestros lugares de trabajo.

₋ En demasiadas ocasiones hemos faltado el respeto al patrimonio cultural y a los derechos de las comunidades a su autodeterminación.

₋ Y hemos fracasado en nuestro deber primordial y solemne de mantener a las personas seguras en el trabajo, y la gente muere y resulta herida con una frecuencia inaceptable.

Estas son duras realidades que han causado traumas a muchas personas a lo largo de generaciones. Y debemos reconocer esto en cualquier discusión sobre la construcción de prosperidad compartida en el futuro. Si no lo hacemos, no aprenderemos las lecciones del pasado y no podremos construir un propósito común con quienes tienen intereses en la minería.

Entonces, ¿cómo es la minería para la prosperidad compartida? Me gustaría comentar cinco principios clave y una historia sobre cada uno. He tratado de evitar cualquier error con ellos, pero queda a su criterio.

En primer lugar, minar para la prosperidad compartida significa reconocer que solo porque se pueda no significa que se deba hacer. Una licencia legal te dice que puedes minar; una licencia social te indica si debes hacerlo. Esto no significa lograr que todas las personas estén de acuerdo, y mucho menos apoyar las actividades mineras, sino hacer lo que sea necesario para lograr una mayoría suficiente en ese lugar y mantener ese apoyo durante todo el proceso.

El proyecto de cobre Quellaveco de Anglo American en Perú nos da un modelo de cómo pensar en esto. Al momento de recibir su licencia legal para el proyecto, la empresa no contaba con el amplio apoyo de la comunidad. En lugar de seguir adelante, retrasaron el inicio 18 meses para realizar Mesas de Diálogo con la comunidad y llegar a un consenso sólido. Por supuesto, esto le habría costado a la empresa a corto plazo, pero hoy las comunidades sienten que el proyecto les ayudó a lograr la vida que desean y la empresa cuenta con su amplio apoyo.

En segundo lugar, minar para la prosperidad compartida significa valorar cosas que no tienen precio. Los modelos financieros precisos son esenciales en una industria con márgenes estrechos y a menudo variables, pero si no tenemos cuidado, pueden llevarnos a destruir valor intangible y, en ese proceso, todos pierden.

El antídoto contra esto reside en un liderazgo reflexivo y basado en principios como el demostrado por Sigma Lithium. Su modelo financiero les decía que construyeran un gran pozo en su mina de Brasil. Eso habría significado desviar y alterar un río que no solo era importante para el sustento de sus comunidades río abajo sino que también tenía un valor cultural intangible. Al reconocer esto, Sigma decidió construir dos pozos más pequeños a cada lado del río, lo cual era menos eficiente desde el punto de vista operativo y financiero, pero la comunidad tiene el agua que necesita y desea, y Sigma Lithium su apoyo duradero.

En tercer lugar, minar para la prosperidad compartida significa mantenerse fiel a su palabra. Incluso cuando las cosas se ponen difíciles –de hecho, particularmente cuando las cosas se ponen difíciles– cumplir las promesas pasadas es la forma más segura de construir un futuro compartido.

Vale nos muestra lo que esto significa en la práctica. Hace casi 40 años, Vale se comprometió a proteger casi 800,000 hectáreas de bosque amazónico mientras extraía mineral de hierro en una pequeña proporción de él. Durante ese tiempo, la deforestación ha devastado las áreas circundantes, pero el bosque protegido por Vale sigue en pie, gracias a enormes inversiones en monitoreo, protección, aplicación de la ley e investigación científica. Brasil y el mundo entero se benefician de que este ecosistema tan preciado permanezca sano e intacto, y Vale del apoyo de las personas que están directa e indirectamente relacionadas con él. También sé que cumplir su palabra es también el principio que guía las reparaciones por las tragedias de Brumadinho y Mariana.

Cuarto, minar para la prosperidad compartida significa ir más allá. Cumplir con lo que se nos exige estrictamente y ser ajenos a los desafíos que enfrentan los demás no es lo que exige este momento.

En cambio, las acciones de Antofagasta Minerals y Teck Resources relacionadas con el agua en Chile muestran lo que significa ir más allá de lo estrictamente necesario para apoyar a las comunidades de las que a su vez dependen. Ambas compañías han renunciado voluntariamente a parte de su asignación para usar agua dulce en Chile para que el agua preciosa pueda usarse para las comunidades y la conservación. Lo hicieron invirtiendo miles de millones de dólares en plantas desalinizadoras o adaptando sus operaciones para utilizar agua de mar cruda. 

 Finalmente, minar para la prosperidad compartida significa ser el cambio que quieres ver en el mundo. En casi cualquier tema, es fácil para un grupo de partes interesadas culpar a otros por no crear las condiciones para el progreso.

Algunas empresas, en cambio, eligen ser la fuente del cambio en lugar de ser víctimas de las circunstancias. Tomemos como ejemplo el objetivo de BHP en 2017 de lograr la paridad de género para 2025. Fue notable no solo por su ambición, sino también por su alejamiento de la sabiduría convencional de la época que decía que las empresas contratarían más mujeres si el sistema educativo las produjera y si la sociedad las alentara a trabajar en la minería. En cambio, BHP optó por hacer todo lo que estaba a su alcance para hacer de la minería un lugar donde personas de todos los orígenes puedan prosperar y, al hacerlo, ha remodelado la actitud y la ambición sobre este tema para la industria y la sociedad en general.

Entonces:

1.     Reconocer que solo porque puedas no significa que debas hacerlo.

2.     Valorar las cosas que no tienen precio.

3.     Mantenerse fiel a tu palabra.

4.     Ir más allá y más allá, y

5.     Ser el cambio que quieres ver en el mundo.

Estos son los cinco principios que creo que sustentan una industria minera que ayuda a generar prosperidad compartida. No es una tontería, ¿verdad? Sabemos que las empresas que mencioné y muchas más pueden hacerlo y lo están haciendo. Pero también sabemos que estamos muy lejos de que esto sea la norma. Se trata de un desafío demasiado grande para que cualquiera de nosotros lo resuelva individualmente, pero si cada uno de nosotros mueve nuestro pequeño rincón de la industria hacia estos principios, es posible un gran cambio. Y lo que este momento exige es un gran cambio.

[*] Discurso de apertura en IMARC 2023.

Artículos relacionados

Yura: primera cementera peruana en transformar su portafolio en beneficio del medio ambiente

Seguir leyendo

Comercio & Cía. presentó innovación, tecnología y mejor diseño en neumáticos

Seguir leyendo

Éxito y aprendizaje en la 5ta edición de Cinnc-T del Hub

Seguir leyendo
X

Ingrese sus datos aquí

X

Recuperar Contraseña

X

Recuperar Contraseña

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 218 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ha ocurrido un error al iniciar sesión

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 218 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ingrese sus datos y nos pondremos en
contacto para poder completar su compra

X

Ingrese sus datos y nos pondremos en
contacto para poder completar su compra