X
Logo Minería
login

Inicie sesión aquí

EL TREMENDO IMPULSO DE NUESTRA MINERÍA EN LAS REGIONES DEL SUR

Desde hace ya más de una década se vienen produciendo importantes cambios en el mapa de inversiones mineras en el Perú, las cuales se han ido trasladando gradualmente hacia la zona sur del país, que cuenta con un importante potencial geológico y donde hoy se produce más del 50% del cobre nacional.

La puesta en marcha de operaciones de talla mundial como Antapaccay, Las Bambas o Constancia y la ampliación de Cerro Verde en los últimos años así lo demuestran. Este 2022, si todo va bien, se cristalizará el esperado proyecto cuprífero Quellaveco de Anglo American, la primera mina 100% digital que tendremos en el país.

Pero yendo más a fondo, podemos decir que el aporte de la minería a la zona sur ha sido tremendo. En las últimas dos décadas las regiones del sur (Arequipa, Apurímac, Cusco, Moquegua, Tacna y Puno) recibieron unos S/ 28 mil millones, por conceptos de canon y regalías, que representaron el 45% del total a nivel nacional (S/.62 mil millones).

Ello además de los múltiples encadenamientos productivos y empleos directos e indirectos que genera esta actividad económica, que contribuye con alrededor del 45% del PBI de la zona sur del país, considerando a los proveedores. Cifras relevantes para tomar en cuenta.

Sin embargo, es preciso anotar que el avance de la actividad minera, también ha sido acompañado de un aumento gradual de la conflictividad social. Un ejemplo claro es lo que sucede en Las Bambas de MMG Limited, una operación clave para el desarrollo del país, pero que fue paralizada por más de 50 días.

Esta situación ha afectado a más de 9 mil trabajadores de la empresa minera, proveedores y negocios que dependen de esta mina. Estamos hablando de más de 75 mil familias perjudicadas por la intransigencia de un sector de las comunidades que invadieron los predios de la unidad y la falta de capacidad del gobierno peruano para la resolución de conflictos.

Las recientes marchas en simultáneo en regiones como Arequipa, Cusco y Lima para el reinicio de operaciones de esta mina –apoyadas por distintos gremios e instituciones– son una legítima expresión de los trabajadores por la pérdida de empleos y los serios daños ocasionados a la economía.

A la fecha solo la paralización de Las Bambas, que representa el 13% de la producción de cobre, le está costando al país más de US$ 500 millones en exportaciones, lo cual se reflejará además en las cuentas nacionales del próximo año.

Desde nuestra institución esperamos un mayor liderazgo del gobierno para arribar a soluciones reales y efectivas para solucionar la situación de esta operación minera en Apurímac, que no solo viene siendo afectada por conflictos en su zona de influencia sino también a lo largo del Corredor Minero del Sur, donde se ubican otros proyectos y operaciones. Un tema que merece una mayor reflexión y las personas idóneas para ello.

Artículos relacionados

En esta edición: PERUMIN, Gold Fields y reunión regional de profesores

Seguir leyendo

Déficit de infraestructura en Apurímac, Cusco y Puno debe ser abordado con inversión de calidad

Seguir leyendo
X

Ingrese sus datos aquí

X

Recuperar Contraseña

X

Recuperar Contraseña

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 218 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ha ocurrido un error al iniciar sesión

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 218 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ingrese sus datos y nos pondremos en
contacto para poder completar su compra

X

Ingrese sus datos y nos pondremos en
contacto para poder completar su compra